Softwares para optimizar equipamientos para puntos de venta al por menor

Expositores de alimentos, refrigeradores, góndolas, lineales, vitrinas, etc. El mundo de los equipamientos para puntos de venta del sector del retail es tan diverso, como diversas sus necesidades. Los establecimientos al por menor requieren de equipamiento personalizado, diseñado en función de las características específicas de cada local y del tipo de alimentos y bebidas a conservar, con tamaños diferentes y configuraciones que se adapten al espacio del comercio, por no entrar en los acabados. Todo ello parametrizado y con un control de la producción minucioso, ajustado a los límites de tiempo de los diferentes pedidos.

Cuando la automatización abre la puerta a la fabricación avanzada

Han hecho falta más de dos siglos desde que tuviera lugar la Primera Revolución Industrial para llegar a la Cuarta y poder hablar con propiedad de fabricación avanzada. Sí, esa que permite generar y aplicar conocimiento, experiencia y tecnología de última generación e innovaciones que ejercen como facilitadores en la creación de productos, procesos de producción o en servicios de alto valor añadido. Realmente no estamos descubriendo nada nuevo ahora, solo dándole una vuelta más de tuerca, dado que lo que se persigue, en última instancia, es incrementar la productividad de la empresa y, por ende, la competitividad en su mercado.

‘Progressive Corners Beveling’: El algoritmo que revoluciona la forma de cortar chaflanes

Uno de los grandes obstáculos a los que se enfrenta la industria del metal es el corte de un chaflán o bisel en las esquinas. Tras meses trabajando en cómo salvar el bucle que se genera, hemos desarrollado el Progressive Corners Beveling (PCB), un algoritmo basado en un control dinámico de los 5 ejes, lo que implica que el cabezal se orienta progresivamente con el ángulo del chaflán siguiente. Es decir, ya no se mantiene perpendicular a la trayectoria del corte, como lo hace en la programación tangencial. Gracias a ello, se ahorran entre 15 mm y 30 mm de material por cada bucle. En consecuencia, no hay desperdicio de material, se gana tiempo y, por tanto, dinero.