La digitalización de tu empresa es ahora o nunca

Hace no demasiado tiempo nos preguntábamos si la industria tenía o no madurez suficiente para acometer procesos de digitalización. El mercado no tardó demasiado en darnos una respuesta, como en muchas otras materias, los menos eran los que estaban preparados, en medio se situaba una mayoría que esperaba que otros arrancarán para constatar si el proceso de digitalización era tan interesante como se planteaba o no cubría las expectativas, y aún quedaba un tercer grupo de “negacionistas”, un término que se ha puesto de moda en las últimas semanas, y el que podíamos incluir a aquellos que sistemáticamente tienden a aplicar la misma receta para casi todo “esto no es para mí”.

El orgullo de contribuir a la transformación digital de un mercado lleno de oportunidades: la Industria 4.0

Vivimos tiempos de incertidumbre en los que no sabemos lo que nos deparará el futuro. Lo que sí sabemos es que lo más acuciante es mantener bajo control la crisis sanitaria y preservar la salud de personas, pero también sabemos que esta pandemia del COVID-19 provocará dramáticas consecuencias en el tejido empresarial global, y que lograremos superar con dos ventajas competitivas: las personas y la innovación.

La importancia de una apropiada orquestación de la planta para ser más competitivos

En un entorno en el que cada vez todo está más interconectado y los procesos se retroalimentan de ese intercambio de datos, la orquestación de los sistemas se hace indispensable en una fábrica. Hablamos de la necesidad de organizar, ordenar y coordinar la producción dentro de una empresa, una distribución equilibrada de tareas en la que todos deben participar y sumar: personas, máquinas y software.